Piedras para edificar tu santidad


¿Cómo podemos combatir los males del mundo y vivir una vida de santidad?   Es una gran pregunta que todos debemos constestarnos.  Se le hizo una entrevista al sacerdote católico Charbel Grbavac, dela orden de monjes Norbertines del St. Michael’s Abbey (Abadía de San Miguel), ubicada en Silverado, California, Estados Unidos.   Estos monjes han realizado una serie por internet llamada “After the Upper Room” (“Después del Cuarto de Arriba”), que cubre las vidas de los apóstoles y cómo influyeron en el mundo después de Pentecostés.

En la entrevista se incluyo preguntas caerca de la guerra espiritual, lleva a cabo el Evangelio en una cultura que rechaza el cristianismo, vive una vida santa y combate el desaliento en una cultura anti-Dios.   El P. Charbel explicó que “Las cinco llagas de Cristo están relacionas con las cinco piedras que David recogió para combatir a Goliat”.   En ambos casos, el número 5 cobra importancia.

P. Charbel recuerda que tanto el profeta Isaías (Is 53, 5) como San Pedro (1 Pe 2, 24) indicaron que por las heridas de Dios nos sanaremos. Es por esto que, así como las 5 piedras de David ayudaron a vencer a Goliat, así las 5 heridas de Cristo nos ayudan a vencer a nuestro Goliat: el demonio. 

Nuestras 5 “piedras de santidad” .  Bajo esta reflexión, este sacerdote indicó que hoy nos quedan también “5 piedras” que Cristo “nos dejó” para nuestro combate espiritual.  Para que, sin importar si estamos débiles o somos pequeños como David y Cristo, y gracias a la Gracia de Dios, podamos vencer al demonio.  Estas “piedras de santidad” son:

1. Confesión: Debemos confesarnos a menudo para limpiarnos del pecado y reconciliarnos con Dios. “Como en la imagen de la Divina Misericordia, la confesión de aguas blancas, las aguas blancas de limpieza, las aguas blancas del bautismo. Así que te lavas con el bautismo, la confesión, los actos de contrición.

2. Eucaristía: Comulgar normalmente nos hará tener presente el cuerpo, la sangre, el alma y la divinidad de Jesús dentro de nosotros.  “Te llenas con los rayos rojos, que son la Eucaristía: el cuerpo, la sangre, el alma y la divinidad de Jesucristo, real, verdaderamente, sustancialmente presentes en la Sagrada Eucaristía.

3. Biblia: Uno debe buscar alimentar su espíritu con la misma palabra de Dios. “La misma palabra de Dios, la Santa Biblia. Las mismas parábolas y enseñanzas de Jesucristo, que nos llegan por medio de la Biblia. Esto ayuda a limpiar nuestra memoria e imaginación.  “Nos ayuda a pensar en sus enseñanzas. Debemos leer un poco de la biblia todos los días. Reza y estudia la biblia. La apologética católica. Ser capaz de explicar y defender la fe a otros que muchos no la entienden o están en contra.

4. Oración: Debemos rezar con el corazón, siendo auténticos con Aquel quien nos creó y conoce. “Rezar con el Sagrado Corazón de Jesús y el Inmaculado y Dolorido Corazón de María, y rezar su rosario, especialmente, que es un resumen de la vida de Jesús a través de María. Hablando con Dios de corazón a corazón.

5. Ayuno: Este es la oración corporal, la forma cómo nos negamos a cosas que nos vuelven débiles y acomodados, engreídos.  “Oración corporal, privándonos la comida, tal vez los miércoles y viernes, que son los días tradicionales de ayuno. Experimentar el hambre, (por supuesto, cuidar su salud), pero también, debemos estar hambrientos de la Eucaristía.  “Entonces, cuando te niegas a ti mismo la comida que podrías tener, te estás uniendo con la Sagrada Eucaristía, porque te recuerda que tienes hambre del pan de la vida”.

“A menos que comas mi carne y bebas mi sangre, tienes vida dentro de ti”. Jesús dice en Juan 6, “Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida”. Quien come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él “. “El ayuno es una oración corporal que nos hace sentir hambre por la Eucaristía. Cuando experimentamos hambre, deberíamos hacernos más compasivos con nuestros vecinos, hacernos más conscientes de aquellos que pasan hambre. De hecho, dos tercios del mundo pasan hambre cada noche.

“El ayuno también … nos hace más fuertes … leemos en los evangelios que” solo ciertos demonios son expulsados ​​a través del ayuno de oración “. Los demonios de la impureza y la lujuria son especialmente expulsados ​​con el ayuno corporal”.

¿Qué piensas de estas cinco “piedras de la santidad” que el P. Charbel compartió? ¿Crees que pueden ayudarte a vencer a “tu Goliat”?

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s