La envidia contradice al amor fraterno


“La envidia destruye porque no tolera que otro tenga algo que yo no tengo. Los envidiosos siempre sufren porqué su corazón desea la muerte de los demás, por ende, está en sufrimiento”.

Una preocupación del Papa Francisco es tres males que acechan a la Iglesia y se traducen en actos: chismorrear, calumniar y envidiar Hablamos de iglesia como el grupo de personas: laicos, sacerdotes, religiosos y religiosas que la conformamos.

A quienes sufren de estos males se le nota: tristes, hablando  mal de los otros, menosprecian, son megalómanos, y viven siempre en competición“La envidia es la tristeza por la felicidad de los demás y se combate con el agradeciendo y la gratitud hacia la vida y la alabanza por los dones de los otros”,

“El santo no gasta sus energías lamentando los errores ajenos, es capaz de hacer silencio ante los defectos de sus hermanos y evita la violencia verbal que arrasa y maltrata, porque no se cree digno de ser duro con los demás, sino que los considera como superiores a uno mismo (cf. Flp 2,3)”.

Existe una envidia intelectual, social, laboral, estética, espiritual que genera tristeza y competitividad, incluso dentro de las familias y en las relaciones más íntimas o cotidianas.  San Francisco considera al envidioso “ladrón” de los dones de los demás y, por lo tanto, “ladrón de Dios”, es decir, considera la envidia como el pecado de no ver a Dios en el otro y no mirar lo que es hermoso y realiza en el otro.   Un mal que intoxica a quien lo prueba y quien lo sufre.  

La envidia es el sexto pecado capital, pero el primero por su gravedad, es el “acto opuesto al amor fraterno”.  Por envidia: Caín mata a su hermano. Saúl intenta asesinar en más de una ocasión a David. De hecho, “por la envidia del diablo entró la muerte en el mundo”, reconoce el papa Francisco (Homilía Santa Marta 21.01.2016). Cristo es entregado por sus enemigos y crucificado. Herodes asesinó niños en búsqueda del Mesías. Crea división en las familias, malos sentimientos y hasta guerras entre países.

La envidia es causada, muchas veces, por el orgullo, entonces la otra coraza contra la envidia es la humildad.   Implica dejar de estar concentrados en nosotros mismos.  El envidioso tiene una visión irreal y desviada de sí mismo. Es necesario perseguir las virtudes: amar, saber compartir y ser solidarios.

Con mucha facilidad nos damos cuenta de la envidia de los demás, cuando la nuestra puede ser aún mayor. Pagar con la moneda del bien la envidia. “Quien te envidia, inciertamente te elogia”.

Cinco remedios contra la envidia:

1. Rezar para sacar el ‘veneno’ de la envidia y purificar la mirada y el corazón. La oración de agradecimiento es un ejercicio de liberación de la auto complacencia y de quedarse en uno mismo.  Además, significa no apoyarse solo en las propias fuerzas. “Reza como si todo dependiera de Dios y trabaja como si todo dependiera de ti” (San Ignacio de Loyola).

2. Agradecer por los muchos dones que llegan a nuestra vida, pero, afirma que se necesita aprender a dar gracias también por los dones recibidos por los otros o representados en ellos.

3. Respetar sentimiento y actitud de reverencia hacia alguien que se considera digno de estima y honor. El sabio y el santo son personas que nos hacen sentir especiales e importantes, porque realmente estamos ante Dios.

4. Apreciar, es decir, reconocer y estimar el mérito de alguien o de algo que se hace. Estimar al otro es verlo con el optimismo desde el cual Dios nos mira, para dar confianza: este es el truco para una educación madura y responsable. No podemos tener manos juntas para rezar y manos sucias en la caridad.

5. Comprometerse,  alegrarse por los dones recibidos por el otro y su felicidad como si fuera mía. El cristiano debe respirar con los dos pulmones: silencio y caridad. No hay lugar para los chismes, porque seremos juzgados por la misericordia que hemos tenido con los demás.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s