María lleva a su Hijo a cada uno de nosotros


El 31 de mayo se celebró un día mariano importante, la fiesta de la visitación de la Virgen María a su prima Isabel, y con ello cerramos el mes mariano reflexionado la misión de nuestra Santa Madre de llevar a su Hijo a cada uno de nosotros.

Aquí te compartimos 3 datos que quizás no conozcas de esta santa visita:

1. Santa María “canal inmenso” de la bondad de Dios  

Al momento que llega la Virgen María a la casa de su prima Santa Isabel, se derraman dones y favores al hogar de su familia. La tradición y las Sagradas Escrituras indican que el Espíritu Santo llegó a Isabel, San Juan Bautista se alegró en el vientre de su madre y tuvo el don de la profecía. Ante esto, San Bernardo describió a la Virgen como el “canal inmenso” por el cual la bondad de Dios se derrama en nosotros.  

2. La visita fue un anticipo de la salvación

Para San Juan Pablo II, el encuentro entre Santa Isabel y Santa María no fue un encuentro alegre nada más. Según su catequesis del 2 de octubre de 1996, el Papa indicó que el gozo que sintió la prima de la Virgen fue de sensación salvífica. La Madre entró con fe pronta y disponible a la casa de su prima anunciándole la llegada tan esperada del Mesías.  

3. Primera misión cristiana

Para muchos la visitación de la Virgen María es la primera misión o viaje apostólico de la Iglesia. Es ella quien hace el primer viaje para dar a conocer la Buena Noticia. Gracias a este primer viaje, Jesús bendice por primera vez en forma encarnada a personas en esta tierra. Es a partir de este momento en que Santa María sería la ayudante por excelencia de su Hijo para dar a conocer la salvación a todos nosotros.


Anuncios