Aislados sí, solos no.

El tiempo va pasando y parece que estamos caminando sin ver hacia donde vamos exactamente y eso nos trae no solo miedo sino desconcierto, al igual que el pueblo de Israel cuando caminaba en el desierto… les  parecía una pesadilla que los llenó de dolor,  a  pesar del maná, de la fuente de agua de…